Visitas

sábado, 19 de noviembre de 2011

Adios...

Supongo que llego la hora de decir adiós, la hora en la que un despido puede ser triste o también alegre, donde un todo se puede conseguir, se hizo el reto más grande del mundo, ahora me pregunto donde esta esas ganas de nunca rendirse, donde la esperanza nunca se pierde, y así es, todo está perdido, pero no sé porque una pequeña gota de esperanza está en mi corazón. Llegó la hora de recoger las maletas, y empezar de nuevo, y vivir cada día, a pesar, de saber que nunca se tiene la eterna felicidad, pero llego el momento llegó el momento de decirte adiós, de decirte adiós a ti, a mi a mis sueños, a mis retos a mis pensamientos, a mis sentimientos, y si la verdad mis sentimientos han cambiado, pero recuerdo todos los momentos, y aún así, sabiendo que mis sentimientos han cambiado, resulta difícil decir adiós. Es cierto ya no estoy enamorada, pero hay algo que me impide deshacerme de cada detalle. Es extraño como algo tan fuerte se ha deshecho, se ha perdido entre las nubes Pero los caminos se separan. Ahora cuando llueva siempre tendré algo que recordar, algo que echare en falta, pero es así un adiós será lo suficiente, nunca pensé que llegaría este momento, no sé si será el tiempo, o será el destino el que lo quiera a sí. Pero mañana será otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario