Visitas

domingo, 25 de marzo de 2012

Me apetece.


Hoy me apetece hacer todas esas cosas que debí hacer en su tiempo, me apetece romper todas esas cartas que nos escribimos, las que ahora leo y no me dicen nada; borrar todos nuestros mensajes tontos del móvil y hacerle sitio a los nuevos que lleguen con algo de sentido; tirar esa pulsera que me ata a algo que no quiero; me apetece ponerme guapa y salir a la calle con mi mejor amiga, me apetece volver a casa con los tacones en la mano y con una carrera en las medias sin que mis padres se enteren, me apetece ser caprichosa, lanzar un guiño con unos labios atrevidos y ver una sonrisa en la cara de ese chico en ese momento, me apetece comer chocolate sin pensar en las consecuencias, me apetece inflar globos de colores y soltarlos. Porque simplemente me apetece vivir mi vida.



miércoles, 7 de marzo de 2012

Miradas


Cada segundo, mueren miles de miradas, miradas de amor y de miedo, miradas que requieren de un diccionario para ser descifradas. Miradas frías o miradas que provocan un escalofrío. Miradas que dejan de serlo para dar paso a unos labios que se tocan.

Y sin embargo las peores son todas aquellas miradas que mueren casi en el mismo momento en que se lanzan. Son las miradas atrevidas, las que significan cosas que los labios no se atreven a decir.

Un minuto.

Un minuto de silencio por todos esos besos destinados a tus labios y que murieron en tu mejilla.