Visitas

miércoles, 11 de julio de 2012

Recuérdame.

Recuérdame, un día cualquiera, cuando tengas cuarenta años, mujer, dos hijos y una hipoteca. Sólo piensa en mí. Quizás un día pongan aquella película en la televisión, la que yo no paré de recomendarte hasta que la viste, y no puedas evitarlo. O comience a sonar aquella canción en la radio que hacia que bailásemos hasta besarnos, mientras llevas a tu hijo a su entrenamiento de fútbol. Puede que pienses en aquella actriz y sonrías en mitad de la calle recordando que yo la imitaba de maravilla. O tal vez tu hija te pregunte que hacías cuando eras joven, y sin que puedas hacer nada para evitarlo, aparezca mi imagen en tu cabeza. Simplemente eso, acuérdate de esta ilusa con la que compartiste un par de noches en la cama y cuatro besos tontos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario